Saltar al contenido
Aprender a Patinar

Sobre mí – Rafael Romero

¡Hola amig@! ¿Quieres saber más sobre mí? Me llamo Rafael Romero, encantado de contártelo.

Te ha picado la curiosidad por saber quién se pone frente a la cámara y mueve los hilos de https://aprenderapatinar.online ¿verdad?

Normal. Yo también querría saber con quien me estoy jugando el culo. Y nunca mejor dicho, ya que patinar sin aprender lo básico puede ser muy perjudicial para tu culo en caso de una caída hacia atrás (especialmente si caes sobre el coxis). Pero que no cunda el pánico porque desde bien al principio explico cómo evitarlo.

EPISODIO 1: Con 15 o 16 años me puse los patines en línea de mi hermano por primera vez.

Soy natural de Casas Blancas, un pequeño pueblecito de Murcia donde yo sólo acabé siendo “las juventudes del pueblo” cuando mis hermanos se fueron a estudiar a la universidad.

La primera vez que me puse los patines fue en una pista polideportiva. Mi hermano Jorge y yo nos limitábamos a patinar por turnos dándole vueltas a la pista. Conseguí cierta soltura, tuve unas cuantas caídas sin importancia y finalmente dejamos de patinar por aburrimiento.

Lección 1: Si algo que haces te aburre, dejas de hacerlo.

EPISODIO 2: Con 27 años los patines se cruzan otra vez en mi vida.

La novia que tenía por aquel entonces me convenció para que me comprase unos patines. Si combinas los ingresos mínimos de una beca para realizar una Tesis Doctoral (sí, soy doctor en química ahí donde me véis) y los gastos máximos de estar comprando un piso, acabas comprándote unos Rollerblade de tercera mano una talla más grande de la que usas.

Esta vez patiné durante más tiempo, salí a la calle con patines por primera vez y empecé a usar protecciones (con la edad tenía más presente la sensación de peligro). Pero la relación terminó y dejé de patinar por segunda vez.

Lección 2: Patinar acompañado es más divertido.

EPISODIO 3: Con 30 años recibo mis primeras clases de patinaje.

Fue de casualidad en el polideportivo José Barnés de Murcia. Iba camino de las pistas de voley playa cuando vi un grupo de unas 30 personas patinando, y acabé apuntándome para las clases del siguiente día.

Durante 3 años aprendí un montón de técnicas, me corrigieron varios vicios que había adquirido sin darme cuenta y pasé de “patinador agarrafarolas acojonado ante cualquier situación complicada” a “patinador que controla la situación y se lo pasa genial“. Además empecé a salir en grupos que hacían rutas por la ciudad y descubrí el hockey línea. El mejor deporte que existe desde mi punto de vista.

Lección 3: Aprender con alguien que sabe explicar bien, remarco lo de bien, acelera el aprendizaje y evita coger vicios a la hora de patinar.

EPISODIO 4: Con 34 años empiezo a dar mis primeras clases.

No lo puedo evitar, me apasiona aprender y enseñar lo que he aprendido, sobre todo cuando creo que es algo tiene especial valor. El patinaje me cambió la vida de una forma que nunca pude imaginar, y por eso decicí dedicarme a enseñárselo a otras personas. Me ha permitido conocer a personas estupendas, descubrir un deporte muy económico que me permite mantenerme en forma sabiendo que me puedo desestresar saliendo a rodar un rato; Y ganarme la vida haciendo algo que me apasiona.

Lección 4: Patinar te puede cambiar la vida.

UNA VERDAD MUY IMPORTANTE: Somos mucho más capaces de lo que creemos.

Para terminar quiero compartir una de las lecciones más importantes que he aprendiendo gracias al patinaje.

Cuando en mi primera clase ví patinar marcha atrás a un compañero de nivel más avanzado pensé “ojalá algún día patine la mitad de bien que él” lo viví en primera persona: Pensé que yo era menos capaz que él. Pero pasó el tiempo y dos años más tarde me dí cuenta de que gracias a la ilusión, la constancia y el tiempo que le dediqué ¡acabé patinando bastante mejor que él!

Y no lo digo para presumir, si no para que me tomes de ejemplo motivador: Si yo puedo, tú puedes.

Este es el mejor consejo que puedo darte: cada vez que veas un vídeo o a alguien haciendo algo que aún no sabes hacer, no digas “yo no puedo hacer eso”, di en voz bien alta “todavía no sé como hacerlo, pero voy a esforzarme y a practicar mucho para conseguirlo“. De hecho, pregúntale si le gustaría enseñarte cómo se hace (el 99% de los patinadores lo hará, ya que va a sentirse valorado).

Puedo decir también que lo he visto infinidad de veces en otras personas. Os puedo asegurar que sería inmensamente rico si tuviese un euro por cada vez que me han dicho:

“si me pongo unos patines, me mato”

Este es el comentario más habitual de las personas cuando me preguntan y les digo doy clases de patinaje para ganarme la vida

No he conocido a nadie que se haya muerto intentando aprender a patinar (y cruzo los dedos para que no suceda). Sin embargo, es la excusa ideal de las personas que van por la vida sin atreverse a probar nada nuevo, por miedo a cosas.

En una ocasión, me pidieron organizar un grupo de clases de patinaje en familia. El primer día, tenía 10 niños (y niñas) y sólo una madre vino con patines, el resto se quedaron a pie de pista mirando. Me acerqué a preguntarles que porque no habían traído patines, y las excusas eran muy parecidas: me da miedo, no me atrevo, si me pasa algo… Así que me fuí a continuar con la clase, y al preguntarle a la “la mama valiente” porqué ella sí se atrevía, me dijo:

Si les traigo a ellos a patinar y yo no lo hago porque me da miedo ¿qué ejemplo les estoy dando? ¿que cuando sean mayores no se enfrenten a cualquier cosa que les de miedo?

la mamá valiente

Te hace pensar ¿verdad?

Han pasado por mis clases más de 1000 personas: alumnos con síndrome de down, una chica con un brazo totalmente paralizado, niños desde los cuatro años hasta personas de setenta (y he visto vídeos de personas que aprendieron a los noventa). Y tengo una buena noticia para ti:

Todos consiguieron aprender a patinar…

¡Si ellos pueden, tú también!

Lección final: Los límites te los pones tú mismo. Si quieres algo, ve a por ello hasta que lo consigas, al menos podrás decir con la cabeza bien alta ¡hice todo lo que pude!

EN LA ACTUALIDAD

Sigo dando clases de patinaje a adultos y entrenado a mis chicos del Club de Hockey Línea “Molina Panthers” en Molina de Segura (Murcia), y participando como monitor de patinaje en el programa Hibernis Mare del ayuntamiento del Pilar de la Horadada.

Imparto cursos intensivos de patinaje 100% prácticos para monitores de patinaje que quieran tener más recursos a la hora de amenizar sus clases o mejorar sus explicaciones.

Aprendo cada día algo nuevo y me esfuerzo, para que https://aprenderapatinar.online siga creciendo y aporte cada vez más valor (wordpress, Seo, edición de vídeos…).

Comparto los juegos para patines en línea que voy aprendiendo en la web Juegos Para Patinar.

Intento que el mundo en el que vivimos sea un lugar cada vez mejor con iniciativas como CON UNA BOLSA

Y junto con mi hermana y socia intentamos que aprender idiomas sea mucho más fácil, eficiente y divertido en PASSPORT 2 TALK.

Estaré encantado de leer cuál es tu experiencia en los comentario, así que no lo dudes ¡cuéntamela!

¿Necesitas contactar conmigo por algún motivo? Escríbeme a como@aprenderapatinar.online o directamente escribiendo en el formulario de contacto.

Si has llegado hasta aquí, muchas gracias por tu tiempo, espero que disfrutes del resto de la web.