Saltar al contenido
Aprender a Patinar

Frenada en T con patines en línea

La frenada en T no me gusta mucho, aún así, pidieron que la explicase en los comentarios de nuestro canal de youtube y aquí os la explico:

¿Cómo frenar en T?

Una frenada con las que vas a desgastar las ruedas del patín que arrastras y sacarle “filo” por lo que tendrás que rotarlas bastante a menudo.

Este vídeo tutorial muestra todos los secretos de la FRENADA EN T

¡No nos cansamos de repetirlo! Lo que vas a poder aprender en ese vídeo, no lo enseña nadie más: Pasos, errores en la ejecución, claves de esta técnica, ejercicios para perfeccionarla y otras técnicas con las que combina.

El freno en T paso a paso

Síguelos para reducir la velocidad o detenerte del todo. A ser posible practica con los dos patines para no coger “vicio”.

1) Adelanta un brazo (el del patín que vas a usar para frenar)

Este paso evita que gires sobre ti mismo durante la frenada, lo que te colocaría de espaldas a la dirección en la que avanzas.

2) Flexiona la rodilla del patín sobre el que vas a continuar rodando

La flexión ayuda a que mantengas mejor el equilibrio (al bajar el centro de gravedad) y además te asegura mayor control sobre la inclinación del patín hacia el interior (guía interna) o hacia el exterior (guía externa).

3) Levanta el patín con el que vas a frenar y apóyalo detrás de ti

A la hora de apoyarlo, debes hacerlo:

  • A 90º con el otro patín (perpendicular a la dirección en la que avanzas)
  • Detrás de ti, sobre la misma línea sobre la que va rodando el otro
  • Suavemente para que no te haga perder el equilibrio

Estos errores a la hora de frenar en T son los más comunes

¡La información es poder!

Sabiendo porqué se producen y como evitarlos, vas a poder dominar esta frenada con un poco que practiques.

1) Perder el equilibrio

Intentar frenar en T antes de tener el equilibrio “bien cogido” te hará que tengas que cambiar la posición del cuerpo para recuperarlo… Y se fastidie la frenada.

Para mantener el equilibrio:

  • Flexiona la pierna
  • Pon guía externa en el patín que sigue rodando
  • Separa los brazos del tronco todo lo que puedas (uno hacia delante y el otro hacia el lado)

2) Llevar los patines muy juntos

Cuando están muy juntos ambos patines van a seguir perpendiculares al suelo y eso le da la posibilidad al que debería arrastrar de coger tracción haciéndote girar como una peonza. Y eso no mola.

Separando las piernas (a base de flexionar la pierna que sigue patinando) se consigue que el patín trasero se incline y lo único que pueda hacer es arrastrar detrás de ti a modo de ancla.

3) Permitir el giro del cuerpo

Todas las articulaciones del cuerpo están conectadas entre sí. Por eso adelantar el brazo, porque bloquea la cintura y evita que acabes girando sobre ti mismo.

Puntos clave para la ejecución perfecta de la frenada en T

1) Fijar la mirada en un punto fijo te ayuda a mantener el equilibrio

Por los siguientes motivos:

  • Al no mover la cabeza, el líquido que tenemos dentro del tímpano (que forma parte del mecanismo fisiológico que nos permite mantener el equilibrio) va a estar quietecito y cumpliendo su función a la perfección.
  • Somos muy visuales, nuestro cerebro presta mucha atención a todos los estímulos visuales y menos a las sensaciones del cuerpo (que son las que ayudan a realizar los pequeños movimientos que corrigen la postura y así el equilibrio). Reduciendo la cantidad de información que llega a través del ojo, le ayudamos a centrarse en lo que de verdad importa.

2) No tengas prisa, no empieces a frenar hasta que tengas el equilibrio pillado

Asegúrate de poder seguir patinando en línea recta antes de empezar a frenar, o a media frenada tendrás que corregir la posición apoyando de nuevo el patín que arrastra… Y adiós frenada.

3) La flexión de la rodilla es vital

Porque vas a conseguir todo esto que afecta positívamente a tu capacidad de frenar:

  • Baja el centro de gravedad (aumentando la estabilidad)
  • Amplía la distancia entre patines (y el riesgo de girar sobre ti mismo)
  • Aumenta tu control sobre la inclinación del patín para corregir la trayectoria y recuperar el equilibrio

Puedes mejorar tu frenada en T con estos ejercicios

Todo lo que te ayude a mejorar el equilibrio será bien recibido. Entre otros, puedes practicar estos:

1) Hacer tijera con un poco de rebote fortalece la musculatura

Puedes hacerlo en estático (sin moverte del sitio) o en marcha, que es más fácil.

Abre y cierra las piernas mientras avanzas sin despegar los patines del suelo (como si fuesen unas tijeras cortando). Deberías ser capaz de mantener la trayectoria sin desviarte.

Es importante que los patines pasen prácticamente por la misma línea (imaginaria) o que al menos no se separen más de 10-15 cm.

2) Hacer cinco ruedas

Levanta el talón del pie de la pierna que llevas detrás (mientras haces tijera) y deja sólo la primera rueda del patín en contacto con el suelo.

Es recomendable hacer este ejercicio con ambas piernas hasta que te sea igual de fácil con una que con otra para equilibrar la musculatura de ambos lados.

3) Hacer el ángel

Este ejercicio mejora tu patinaje de una manera espectacular.

Puede parecer difícil, pero si sigues esta secuencia de paso verás qeu no es tan complicado:

  • Mira un punto fijo y mantén la mirada en él todo el tiempo
  • Flexiona rodillas y coloca un patín delante del otro (en tijera)
  • Abre los brazos y adelántalos (como si tocases el piano o cogieses un manillar)
  • Lleva todo el peso al patín de delante
  • Levanta la pierna de detrás

Aguanta en esa posición todo el tiempo que puedas

Pocas técnicas combinan con la frenada en T

Por la posición en la que te encuentras, la frenada en T sólo combina con otras técnicas que partan de la posición en tijera:

  • El giro en tijera o giro natural
  • La transición de frente a espaldas

En cuanto esté disponible su explicación detallada le pondremos su enlace correspondiente.

Porqué no me gusta la frenada en T

A la gente le encanta frenar en T, de hecho, en las rutas en las que participo es la frenada estrella y la que casi todos los patinadores utilizan.

A mí personalmente no me gusta nada por los siguientes motivos

  • Gasta mucha rueda y le saca “filo”
  • Fuerza la musculatura y la rodilla del interior de la pierna que arrastras
  • Corres el riesgo de acabar de espaldas en una situación en la que te enfrentas a algún obstáculo (a mí me ha pasado)

Si te ha sido útil ¡déjanos un comentario y compártelo! Nos ayudas a nosotros y a algún amigo o amiga.